Sostenibilidad en la ganadería lechera desde la nutrición

Sostenibilidad en la ganadería lechera desde la nutrición

Fuente: Ganadería

Una estrategia integral para reducir la huella ambiental del ganado lechero al mejorar la eficiencia en la alimentación.

La pregunta que muchos productores de ganado lechero se hacen actualmente es cómo promover la sostenibilidad en sus explotaciones abordando de manera simultánea 3 áreas claves: la comercial (rentabilidad del negocio), la ambiental (declaración de su impacto) y la social (alimentar al planeta).

Estos 3 aspectos para una sostenibilidad viable vienen impulsados por las mayores exigencias de los consumidores: quienes esperan alimentos más asequibles económicamente, se manifiestan contra la huella ambiental del sector ganadero y demandan en lo social alimentos seguros y nutritivos; a la par que crece su preocupación por el bienestar animal. Por su parte, los productores deben hacer que sus explotaciones sean lo suficientemente rentables para invertir en ellas, cumplir con regulaciones ambientales y asegurar la continuidad de su ganadería.

El desafío es repensar y rediseñar los sistemas de producción; ya que estos son en parte responsables de emisiones de gases de efecto invernadero, consumen recursos naturales, generan pérdidas de biodiversidad y, en muchos casos, no aseguran beneficios económicos a los ganaderos. Afortunadamente, se ha demostrado que a través de las tecnologías se puede compatibilizar el respeto al medio ambiente con la viabilidad económica, ambiental y social.

La ganadería no es ajena a la tecnología, ya que es el sector que más la ha aplicado a lo largo de la historia del hombre. Por ello, cada desafío que se presenta para alcanzar la sostenibilidad en el negocio lácteo debe observarse como una oportunidad para hacer más eficiente la producción animal.

Medir la huella ambiental para mitigarla

A diferencia de los combustibles fósiles, el ganado tiene un papel único en la fijación del carbono: si bien las vacas emiten metano, luego del proceso de la fotosíntesis (en el que el CO? es capturado por las plantas), este metano regresa como carbohidratos a los animales al momento de consumir los pastos. Con este ciclo natural del carbono obtenemos leche, carne o lana; pero para optimizarlo es necesario medir, predecir y reducir la huella ambiental.

No existen métodos directos para medir la huella ambiental del ganado lechero, sin embargo, esta puede obtenerse a través de la evaluación de las diferentes variables del ciclo de vida: cultivos, animales, raciones, deyecciones y producción; esto acompañado de índices técnicos de la explotación, que nos permitan verificar la exactitud de las medidas y establecer criterios a la hora de implementar estrategias de mitigación.

Una vez que se mide correctamente la huella ambiental de una ganadería se obtiene una distribución de emisiones; donde dependiendo del sistema de producción van a predominar unas más que otras. Teniendo en cuenta esta premisa, Alltech propone un enfoque de la reducción de la huella de carbono centrada en la nutrición; pero tomando en cuenta también todos los demás factores que comprenden la crianza animal. Un esquema de mitigación apoyado en programas de mejoras de la productividad; que optimizan tanto la eficiencia económica como la ambiental de las explotaciones ganaderas.
La clave es la nutrición
Alltech ha diseñado una estrategia ambiental que se basa en optimizar la salud y el desempeño animal, y la competitividad de la explotación a través de la eficiencia en la nutrición. Por lo que se debe tener en cuenta, por ejemplo, que cada décima de mejora de la tasa de conversión alimenticia en el ganado lechero puede reducir las emisiones de metano entérico en un 5% por litro de leche producida.

Bajo este enfoque, al momento de formular un alimento balanceado, un concentrado o una ración totalmente mezclada; se debe recordar que todos los ingredientes traen consigo una determinada huella de carbono (así, aquellas materias primas que se han obtenido desplazando áreas de bosques tendrán una carga más elevada). Entonces, manejando la inclusión o la sustitución de algunos insumos en las raciones se puede reducir significativa la huella de carbono de la alimentación.

Por otro lado, esta alimentación tiene que seguir 3 ejes ambientales: la simplicidad de la formulación, la inocuidad de la ración (que está relacionada con la seguridad alimentaria) y la producción por día de vida. Estos 3 ejes deben adaptarse a las diferentes etapas de la producción como vacas secas, en lactancia o cría y recría. Y para ello se diseñan tecnologías nutricionales para diferentes programas –como función ruminal, salud intestinal o manejo de minerales– que garantizan la eficiencia de la conversión alimenticia.

Factores de la crianza relacionados con la nutrición

  • Producción forrajera: Se debe incrementar la digestibilidad de la materia orgánica de los forrajes para mejorar su utilización. Con esto se disminuye tanto las emisiones como los costos de producción.
  • Salud: Sin animales sanos no es posible una producción eficiente; por lo que es clave establecer programas de vacunación (síndrome respiratorio bovino), un control de enfermedades (mastitis) y seguir un correcto programa de podología.
  • Bienestar animal: El cuidado de los animales representa una demanda social cada vez más importante. Por ello, se debe favorecer el comportamiento natural del rebaño, el autocuidado y las interacciones entre las vacas.
  • Adaptación de la estrategia reproductiva: Es un error manejar a todos los animales por igual; por lo que se requiere un manejo individualizado siguiendo criterios como número de lactación, productividad o persistencia de la lactancia.
  • Deyecciones: Es posible mitigarlas a través de la formulación de las dietas y el balance de los nutrientes; para incrementar la digestión de la fibra y mejorar, por ejemplo, la eficiencia del nitrógeno consumido por las vacas.
  • Mitigar el estrés: Se puede reducir el estrés –ya sea por calor u otra causa– mediante tecnologías nutricionales. Lo importante es reforzar el sistema inmune a través de una suplementación con minerales orgánicos de precisión.

En definitiva, para hacer factible la sostenibilidad en la ganadería lechera es necesario viabilizar las áreas comercial, ambiental y social. Por lo que el objetivo de Alltech es apoyar a los ganaderos –a lo largo del ciclo de vida del animal– a alcanzar una producción más sostenible desde la nutrición; al encontrarse esta en el centro de factores como la salud, la reproducción, el estrés o el bienestar animal. Esto permite mejorar tanto la eficiencia ambiental como la económica de las explotaciones. Así, la única huella que se deja en nuestro planeta es la de un futuro mejor para todos.

Deja un comentario